RFID en la industria como clave para la mejora de la calidad y eficiencia.

Publicado por Marcos Fernández el día 18.5.12

Los equipos RFID, en entornos industriales, se han convertido en gran cantidad de sectores en una tecnología imprescindible para la mejora de la eficiencia y trazabilidad, al igual que para mantener la calidad del producto final.

El avance de la tecnología RFID ha permitido a los fabricantes ofrecer al mercado una gran cantidad de equipos que integran no solo comunicaciones y almacenamiento de información, sino que también pueden integrar una gran cantidad de sensores

Desde mi punto de vista las ventajas de la tecnología RFID en comparación con los códigos de barras son evidentes. Actualmente los módulos pueden llegar a integrar tecnologías como PROFIBUS, DeviceNet, Modbus, PROFINET, Ethernet,...

En donde realmente la tecnología RFID se puede llegar a convertir en imprescindible es sobre todo en entornos en donde se haga imposible la lectura directa por medios ópticos o entornos industriales en donde suponga un problema debido a las condiciones ambientales.



Los códigos de barras han evolucionado en los últimos años hacia modelos que incluyen rectángulos, puntos, hexágonos, dos dimensiones,... para principalmente conseguir almacenar más información. Esto precisamente es una de las ventajas competitivas que posee la tecnología RFID con respecto a los propios códigos de barras.


Así mismo la tecnología RFID permite interactuar al lector con el tag de forma activa. Incluso algunos fabricantes disponen de la posibilidad de integrar módulos I/O en en propio tag, lo cual nos permite una gran flexibilidad a la hora de realizar un seguimiento o automatización de un proceso.

Igualmente los sistemas RFID activos están experimentando una profunda transformación y evolución. Al disponer de una fuente de alimentación propia es posible integrar gran cantidad de sensores o elementos que interactuan con el sistema.


De igual forma se está trabajando en reducir los tiempos de lectura, y ya vemos equipos con tiempos de lectura inferiores a 100ms. Igualmente los rangos de frecuencia de trabajo se han incrementado dependiendo de las necesidades del proyecto. Tradicionalmente las tecnologías RFID usaban principalmente la banda de frecuencias de 125 a 250kHz. Actualmente dependiendo de lo que se necesite se pueden encontrar sistemas que lleguen incluso a trabajar a 5,8GHz.

Esto nos permite incrementar el rango de cobertura y las funcionalidades de los equipos. Normalmente estos equipos UHF añaden características tan interesantes como la localización en tiempo real o la triangulación de la posición del objeto en cuestión.

En resumen, RFID nos proporciona características que nos permite tener más control sobre los productos, y  mejorar la calidad y la eficiencia de producción.