Automatización de edificios: iluminación.

Publicado por Marcos Fernández el día 1.9.11
Bus KNX-EIB + ECP para el control de iluminación

El gasto en la iluminación de edificios es después del gasto de climatización el más importante que repercute en el coste de mantenimiento. Miles de millones a nivel mundial se destinan a la iluminación de edificios.

Podemos afirmar, sin riesgo a equivocarnos, que una correcta gestión de la energía destinada a la iluminación puede reportarnos ahorros superiores al 80%, tanto en ahorro de energía como en ahorro de emisiones de CO2

La sustitución de lámparas T8 por luminarias con reflector especular puede proporcionarnos ahorros del 30%. Lo cual de por si puede llegar a ser muy significativo en el ahorro total. De igual manera la instalación de balastros electrónicos nos puede proporcionar un 20% de ahorro adicional. Así sucesivamente, hasta introducir lámparas más eficientes (como por ejemplo T5).


Todo ello sin olvidar la regulación de flujo. Algo que nos permite optimizar al máximo el consumo energético por parte de los sistemas de iluminación.

  • Acciones básicas que puede realizar el cliente: 
    • Centralización del apagado y el encendido.
    • Control constante de iluminación.
    • Instalación de detectores de presencia.
La instalación de detectores de presencia es sin lugar a dudas la medida que repercute más positivamente en el ahorro energético y la que se puede amortizar con más rapidez. El control constante de iluminación tiene la ventaja de incrementar en gran medida el ahorro, no obstante su mayor coste de implementación provoca que se tarde un mayor periodo de tiempo en amortizar en relación a la centralización del apagado y encendido.

En conjunto se puede afirmar que el ahorro energético que se puede obtener con estas medidas es superior al 40%. Con un retorno medio de la inversión de unos 3,3 años. Algo fácilmente asumible, teniendo en cuenta que la vida útil de estas instalaciones es muy superior.

  • Ventajas de la regulación de la iluminación: 
    • Aumento de la vida útil de las luminaria debido a la regulación
    • Aprovechamiento de la luz natural
    • Aumento del confort del usuario
    • Creación de escenas de iluminación
    • Ahorro de energía en función de la ocupación del edificio - detector de presencia
    • Ahorro de energía en función de la gestión y uso del edificio
    • Fácil mantenimiento y ahorro en costes de personal
Como hemos mencionado anteriormente es fundamental, para una correcta optimización en lo que al ahorro energético se refiere disponer de una serie de sensores instalados a lo largo del edifico, para eliminar el factor humano de la ecuación y maximizar la eficiencia energética.


Así mismo es muy interesante disponer de un control de persianas en las que se muevan en relación a la posición del sol en cada momento. Con esta medida, no solo aumentamos el confort, al reducir los deslumbramientos, sino que mejoramos el consumo energético al aprovechar de forma más eficiente la luz solar.



Todas estas mejoras se pueden implementar de forma más sencilla en instalaciones existente mediante tecnologías de comunicación inalambricas. Algo que puede agilizar el tiempo de implantación y reducir los costes. Además de no requerir grandes obras permite una instalación limpia y rápida.